Obama, un «verde» al cargo del Imperio