Hace 20 años, hablar de renovables y sostenibilidad era “predicar en el desierto”