Aunque la mona se vista de seda…